El otro lado de las elecciones en el Consulado

Esta sección es para hablar de Bueyes Perdidos: Anécdotas, chistes, diálogos y monólogos.
ACÁ NO SE PERMITE TRATAR TEMAS SERIOS :)

Moderadores: Horacio, lcaponi

Responder
Avatar de Usuario
Ardi
Moderador
Mensajes: 3920
Registrado: Jue Ago 23, 2007 9:06 am
Ubicación: Florianópolis, Brasil

El otro lado de las elecciones en el Consulado

Mensaje por Ardi » Mar Oct 24, 2017 1:01 pm

El otro lado de las elecciones en el Consulado

Todos alguna vez (o muchas) hemos participado de elecciones, generalmente eso implica elegir el que más nos gusta, ir a votar ese día, escogiendo el horario más conveniente para nosotros, hacer la fila (si hay), emitir nuestro voto y listo, sentirnos realizados y felices, esperando los resultados, con ansiedad, con esperanza, o con indiferencia.

Votar en el extranjero, tiene algunas emociones adicionales. Durante meses o años, hemos sido “observadores pasivos” de cómo nuestro país continúa con sus cosas malas o con sus cosas buenas, las mismas que alguna vez nos decidieron a irnos, o las que algunos días nos hacen anhelar poder volver...
No sólo “estamos”, sino que nos sentimos “afuera”, y en ese día ocurre “la magia” de descubrir plenamente que aun seguimos participando y de la realidad de que aun somos (o que aun seguimos siendo) argentinos.

El acto comicial, es simplemente un día en el que, durante 10 horas, se nos permite (al revés que en las redes sociales) callarnos nuestra opinión en voz alta, pero se nos da la oportunidad verdadera de mostrar nuestro apoyo o desagrado.
Dar “nuestro veredicto”:
“Tener el poder que sólo los ciudadanos tenemos, de premiar o de desaprobar la labor de quienes deben conducirnos y de qué manera”. No sé si alguna vez se pusieron a analizarlo pero es increíble que tengamos “ese poder” que además es justo, nos corresponde.
Es nuestro modo de “hacer Justicia”, nuestra forma libre y soberana de hacer visibles nuestros ideales, inclusive, estando lejos o alejados.

Todas las elecciones, lo que nos queda a las autoridades que allí participamos voluntariamente es lo mismo: Una mezcla de satisfacción, desilusión, emoción y esperanza.

Hay cosas que se ven desde afuera, o que se imaginan. Pero hay muchas que no se ven y hoy quiero contarles esas:

Madrugar...No interesa cuánto dormiste la noche anterior, ni que hiciste, ese día, sí o sí, tenés que estar no sólo despierto, también dispuesto, despierto de verdad!!, porque sabés que será largo y sin pausas y que habrá momentos de esparcimiento y alegría, de charlas y mates, pero también algunos de apuros, de tratar de cumplir o de organizarte mejor, de hacer las “cosas bien” o al menos, “de la mejor forma posible”, siempre juzgándonos a nosotros mismos, de si conseguimos “cumplir” y si realmente hicimos lo máximo que podíamos hacer.

Desilusión....Llegar y ver que siendo estimativamente más de 20.000 argentinos en Santa Catarina, solamente 1.400 asumimos esa realidad, cambiando el domicilio para este lugar que nos ha acogido y que muchas veces hemos elegido voluntariamente. Queda el vacío de los que “vinieron” pero que interiormente “se quedaron”, los que no pueden asumir su realidad, los que dicen:”no me interesa” cuando en realidad, “no pueden”.

Desilusión...Ver que de los 1.400 que tenían “ese magnífico poder”, sólo 94 quisieron ejercerlo.

Satisfacción...Llegar al Consulado y ver que el personal en pleno, está allí, como nosotros, un domingo bien tempranito con la cara lavada, brillando de felicidad, mostrándonos con una sonrisa cómo organizaron todo, para que resulte lo más ordenado y cómodo posible. Todo impreso, las boletas, las actas, los instructivos, prolijito, clasificado, ordenado, en carpetitas, anillado, “este año, creemos que armamos un lugar más confortable que la elección pasada”...más allá de la obligación o la tarea, hecho “con amor”.
No, no soy cursi!!! Es así que se siente! Es así que los sentimos: Desde el oficial de seguridad, un brasileño simpático y comunicativo hasta los dos Cónsules, pasando por todos los funcionarios y hasta partes de sus familias, que vienen a acompañarlos y hacerles pasarla más leve, que nos charlan y tratan de agradarnos y que están curiosos de conocer “nuestras historias” de cuánto hace que vinimos, por qué, y de cómo nos va...

Camaradería...
”Traje el equipo de mate”, “chicos, encargué unas medialunas para todos”, “compramos unos budines para compartir, saludables... para que todos puedan comer”... “yo traje las escarapelas, tomen!! Quien precisa?” Y la pregunta constante de todo el personal...”Necesitan algo?” “cualquier cosa, pidan, estamos acá”.
ESTAMOS ACÁ...Qué lindo que suena!!!...

Emoción...
-Es la primera vez en mi vida que voto...Sí, ya sé...Tengo 64 años, pero se me negó la vida hace mucho...Huí de Argentina en la dictadura, decían que mi vida era una mentira...negaron que fuera profesor, investigador, persona honrada...sólo veían alguien que pensaba diferente y no les gustó.

-La nena vota por primera vez!!! nos sacarían una foto juntos al lado de la urna? (a “la nena” no le convence mucho eso de la foto) – Ufff...espero que no la suban al Facebook y me hagan pasar un papelón”!!!.

Y el papá que vota él primero y después ve que su hijo adolescente ya esta entregando los documentos y lo llama con urgencia: “Esperá! Vení... vamos afuera, tengo que hablar con vos”....

-Si hace mucho que vine? Si, hace 34 años...Vine cuando tenía un año...Pero SOY ARGENTINA!

-Nos vinimos con mi señora desde muy lejos...Valía la pena, HOY EL PAIS NOS NECESITA, ES UN MOMENTO MUY IMPORTANTE...

Todos con sus camaritas...Y hay quien llega eufórico, quien llora porque no puede disimular la emoción, y quien se esfuerza por “volver a pronunciar” el castellano perfecto, porque lo tenía guardado en algún lugar, empolvado de tantos años que no lo usaba, y el que “viene y cumple” en todas las elecciones, y el que siempre vino y esta vez no apareció...Qué raro, le habrá pasado algo? El amigo que hacia mucho que no veíamos, o el que sólo conocíamos por internet y por fin nos dimos un abrazo (con brazos y no con dibujitos y simbolitos), está el que se olvidó los lentes de cerca y tiene que confesar que no ve los nombres y alguna autoridad de mesa le presta sus anteojos...y el que se disculpa: “Espero haberlo hecho bien”...

Y nuevamente la desilusión, el que vino (y algunos de lejos también), con una escarapela, con su DNI, con toda la ilusión de votar tal vez por primera vez en muchos años o tal vez en su primera vez a pesar de su edad, y descubre con desilusión que por un error, no está en los padrones...Y un “-y, bueno...Otra vez será”- Que nos deja el desconsuelo de saber que no podemos ayudarlo, que no podemos corregirlo nosotros, y esperar, que “la próxima vez” no haya errores con nadie.

Los que se empilcharon para venir, y los que llegaron votaron y se fueron corriendo, con la ropa sucia con cemento o cal porque estaban laburando aun en domingo, el que había entrado a internet a ver si estaba en el padrón (quien sabe cuántos días antes) y traía dobladito en el bolsillo el impreso de su número en el padrón (por si le decían que no lo encontraban), el que llegó y descubrió que en el apuro se olvidó el DNI y se vuelve buscarlo, el que pide permiso para entrar con su hijito para mostrarle como se vota, la nena que pide un pedacito de budín que la está tentando arriba de la mesa y la mamá que pide disculpas y la reta por ser tan caradura, “no vinimos para eso” le advierte. Y bueno, la nena no sabe para qué vino, pero el budín tenía un pinta!...

Las horas pasan, las charlas se van mezclando, el conteo en la hojita de cuántos ya votaron, se hace cada vez más seguido, porque se van disolviendo las esperanzas de un “record” de participación...Y el ojalá que lleguemos a 200 se va transformando en el “aunque sea que pasemos los 100”

Y después. La cuenta recesiva, se cierra la mesa, APLAUSOS ...

A reorganizarnos con la distribución de las tareas, una vez más la gente del Consulado haciéndonos sentir confortables y a nuestra disposición para todo...
Vamos a abrir la urna...Antes...Infaltable: “Cantemos el himno”!!!
Y allí, improvisado, casi a capela, con nuestra bandera argentina flameando a nuestra vista en el balcón de ese edificio en un lugar lejano a todo lo que se vive allí adentro, dentro de un lugar donde “hablamos nuestro idioma” a pesar del que se habla unos metros más allá.
Esa cosa que se nos cruza en el pecho, en el estómago, apenas con los primeros sonidos... Eso que intentamos reprimir, porque tenemos miedo de “aflojar” y que se transforme en lágrimas, y al mirar al resto, vemos en todos esa misma expresión, indescriptible, de una emoción contenida, de una nostalgia traviesa, de un pasado lejano, de una patria que llevamos dentro, con la misma naturalidad con que se llevan nuestras células, con la que fluye nuestra sangre o late nuestro corazón, actuando por sí misma, con su mecanismo propio.

Terminamos el recuento, actas, sobres, firmas, aplausos otra vez...TAREA CUMPLIDA.
El cónsul nos agrada con un presente primorosamente preparado para cada uno de los voluntarios, y encima nos agradece “por todo” (¿?) Increíble...

Nos despedimos, nos abrazamos, lo conseguimos!!! Una vez más. Qué felicidad extraordinaria se siente, ahí reaparecen los celulares, y sus sonidos de los más variados, amigos, familiares, todos quieren saber “el resultado”.
El resultado?
El resultado es POSITIVO!!!! Cómo positivo para quién? PARA TODOS!!! (y mucho más para nosotros).

Tantas cosas surgieron, renacieron, evolucionaron, nos aparecieron o nos abandonaron en estas increíbles 14 horas. Nadie se acordó del cansancio o del sueño, del clima o del feriado.
Sumergidos en esa magia que nos sacó de nuestro día a día y nos mantuvo prisioneros de nuestras emociones, de nuestra argentinidad, de nuestra humanidad...

Quién ganó? es la pregunta...NOSOTROS, es la respuesta...

Hasta la próxima argentinos!!!
Nombre: Ardi Weingast
Edad: 61
Sexo: Femenino
Estado civil: Viuda
Hijos: 2 (27 y 23 años)
Lugar de procedencia: Balcarce
Lugar donde reside: Florianópolis
Tipo de residencia:Permanente
No respondo por privado lo que se puede responder en el foro

Avatar de Usuario
Fedrik
Administrador
Mensajes: 7038
Registrado: Lun Jul 23, 2007 10:19 pm
Ubicación: Capital Federal - Buenos Aires

Re: El otro lado de las elecciones en el Consulado

Mensaje por Fedrik » Mié Oct 25, 2017 10:03 am

Que lindo Ardi; me encantó la historia real. Acá no pude votar y me siento identificado con tu relato pero espero con el tiempo que tengo poder actualizar todo para que la próxima vez sea uno más que desde lejos apoya a nuestra querida Argentina.
Nombre: Federico Fontana (Fedde)
Edad: 40
Sexo: Masculino
Estado civil: Divorciado
Hijos: 1
Lugar de procedencia: Bariloche
Lugar donde vivo actualmente: Heredia, Costa Rica
Tipo de residencia: ninguna

Avatar de Usuario
lcaponi
Moderador
Mensajes: 1254
Registrado: Mié Nov 03, 2010 2:11 am
Ubicación: Buenos Aires (PE) Brasil (era de Bariloche)

Re: El otro lado de las elecciones en el Consulado

Mensaje por lcaponi » Mié Oct 25, 2017 10:21 am

Que lindo relato Ardi!
Y a mi se me pasó que ahora tengo la permanente y ya deberia haber hecho el cambio de domicilio ante el Consulado para poder votar...me lo perdi :-(
Sera el proximo!
Abrazos.
Leonardo
43 años
Casado
Era de Bariloche
Vivo en Buenos Aires, PE
Residencia permanente

Tempus fugit: carpe diem, memento mori

Responder

Volver a “Semillero de amistad para conocernos mejor y reirnos más”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado